La AFIP oficializó ayer la posibilidad de cancelar el impuesto a la riqueza a través de un régimen de facilidades de pago, que estará disponible desde el 23 de marzo.

Además, el organismo conducido por Mercedes Marcó del Pont insistió en que tiene previsto fiscalizar a 1.250 contribuyentes que estarían evadiendo el pago del tributo, que alcanza a las personas con patrimonios superiores a los 200 millones de pesos.

“En virtud del objetivo permanente de esta Administración Federal de coadyuvar al cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes y/o responsables, se estima oportuno establecer un régimen de facilidades de pago a los efectos de la cancelación del saldo resultante de la declaración jurada del precitado aporte, conjuntamente con sus intereses -en caso de corresponder-”, justificó el ente recaudador.

En vista de lo dispuesto, se podrá solicitar hasta el 28 de abril de 2021 inclusive, la cancelación del saldo resultante de la declaración jurada conjuntamente con sus intereses, conforme al régimen de facilidades de pago. El plan de facilidades de pago deberá contar con un pago a cuenta equivalente al 20% de la deuda consolidada y la cantidad máxima de cuotas a otorgar será de cinco.

Las cuotas serán mensuales, iguales y consecutivas, excepto la primera de ellas, a la que se le adicionarán los intereses financieros desde el día de la consolidación del plan hasta su vencimiento.

Ricos y famosos. La AFIP también detectó que hay 1.250 grandes contribuyentes que omitieron declarar Bienes Personales para presuntamente ocultar sus ingresos y tratar de evitar, así, el pago del Aporte solidario. Si bien hasta el momento no hay información oficial, entre esas personas habría grandes empresarios y famosos. Cuando el ente recaudador reglamentó el gravamen, en enero último, los empresarios alertaron que resultaba “confiscatorio” y que desalentará las inversiones.

Si se comprobara que realizaron maniobras de evasión impositiva la AFIP podría denunciarlos penalmente. El impuesto abarca a unas 13 mil personas, que deben abonar por única vez un 2% de sus patrimonios si declaran bienes por más de 200 millones de pesos. Esa tasa se eleva al 2,25% en casos bienes por entre 300 y 400 millones de pesos; 2,50% entre 400 y 600 millones y 2,75% de 600 a 800 millones.

Además, subirá al 3% cuando los patrimonios sean de entre 800 millones y 1.500 millones de pesos, al 3,25% de 1.500 a 3.000 millones de pesos y a partir de esa cifra, serán del 3,5%.

Los bienes serán valuados según las normas del impuesto sobre los bienes personales.

 

Fuente: perfil