El médico veterinario Daniel Salamone, elegido por Javier Milei para dirigir el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en la futura gestión de gobierno, negó que esté en los planes el cierre del organismo, aunque anticipó que se buscará “orientar la investigación en las áreas que necesita el país”.

Luego de que el presidente electo afirmara varias veces en campaña su intención de dejar al desarrollo científico en manos del sector privado, el hipotético funcionario nacional fue consultado sobre esos dichos y aseguró: “No, para nada se va a cerrar el CONICET. Todo lo contrario: vamos a seguir trabajando y muy fuerte”.

“El CONICET es uno de las organizaciones más prestigiosas no gubernamentales de Latinoamérica y tiene científicos que son increíbles, pero eso no quiere decir que estemos haciendo todo bien”, puntualizó el profesional en declaraciones a Radio Mitre.

“Además de los mecanismos que existen, vamos buscar formas alternativas para tratar de ser competitivos y hay escenarios que son totalmente nuevos para el financiamiento de los proyectos científicos”, indicó Salamone.

En ese sentido, explicó que apunta a “tornar mucho más atractivo a través de la parte de vinculación que tiene el CONICET para que esta participación (del mundo privado) se cristalice”.

Consultado sobre su postura en relación al actual manejo del organismo científico, el dirigente libertario precisó: “La cosa que molesta es cuando uno se encuentra con algunas líneas de investigación que no tienen la coherencia que uno piensa, entonces uno dice: ´estamos poniendo la plata en el lugar que no corresponde, cuando hay gente que no está comiendo´”.

“Eso es terriblemente doloroso. Tenemos que tomar consciencia de que estamos en un país que es pobre en este momento”, añadió.

Por ello, Salamone anticipó que buscará “orientar la investigación en las áreas que necesita el país” y concluyó: “Todos somos argentinos, amamos la ciencia y tenemos una oportunidad increíble”.

En una entrevista reciente, Salamone compartió sus perspectivas sobre la importancia de la investigación científica y la colaboración con el sector privado. “Si se cayera el aparato científico perderíamos la capacidad de innovación”, afirmó.

En su destacada trayectoria, Salamone integró el equipo que logró producir en Argentina el primer ternero a través de fecundación in vitro, un hito que marcó un avance significativo en la reproducción animal. Además, participó en los proyectos pioneros de clonación de bovinos y equinos en Sudamérica, demostrando su profundo conocimiento en biotecnología animal.

Fuente: TN