Así lo afirmó Alberto Fernández  al anunciar el envío de un proyecto de reforma judicial, en el marco de su discurso ante la Asamblea Legislativa.

El presidente  expuso que quiere «terminar para siempre con la manipulación de los sorteos que un grupo oligopólico de jueces federales ha permitido» y señaló que «los problemas de Argentina no se resuelven con menos justicia sino con más y mejor justicia.

En ese marco Fernández propuso: «Debemos optimizar el funcionamiento de la Corte Suprema, repensar el alcance del recurso extraordinario, mejorar el trabajo del Consejo de la Magistratura, instaurar el juicio por jurados cumpliendo el mandato constitucional, modernizar el Código Penal y fortalecer el rol del Ministerio Público».

«Queremos desterrar componendas del poder político y judicial”, concluyó el mandatario.