En su biografía, escrita en femenino, dice que es una amante de pasar el tiempo sobre ruedas, ya sea motos o bicicletas. Sin embargo, un programa de televisión denuncia que detrás de esa joven se esconde un hombre de 50 años que usa apps y filtros faciales para feminizar su rostro y engañar a sus seguidores.

Después de que los rumores empezaran a cobrar fuerza, muchos usuarios empezaron a investigar para tratar de descubrir la verdad del asunto: se fijaban si en el reflejo de sus fotos se veía a un señor con anteojos, analizaban las líneas del rostro (”Esa cara es fake, ¿cómo no se dan cuenta?”) y hasta el contenido de sus posteos. Desesperanzado, un tuitero comentó: “¿Ven? Por cosas como esta no se puede confiar en nada que se lea en las redes sociales”.

De acuerdo a un análisis de 8WorldNews, el éxito de Azusaga se debía a su apariencia y a que solía subir imágenes a bordo de su Yamaha.

Cansados de las especulaciones, los productores del Monday Late Show japonés decidieron hacerle un seguimiento a la motoquera para descubrir, según el portal Gizmodo, cuál era su verdadera identidad.

Al ser descubierto, el hombre habría dicho que eligió crear este personaje ficticio porque “nadie quiere ver a un tipo” y porque comprobó que al feminizar su rostro empezó a conseguir más seguidores y más likes que antes.

El portal LadBible agrega que el hombre reveló que para hacer el cambio de identidad usaba simplemente su teléfono y una aplicación que permite jugar con los cambios de rostros. De acuerdo a su testimonio, “el proceso de embellecimiento” fue algo que disfrutó tanto como la cantidad de likes.

Fuente: TN