Se acordó debatir un pedido de destitución contra el presidente Pedro Castillo, quien asumió hace sólo siete meses.

“El Congreso de mayoría opositora en Perú acordó el lunes debatir un pedido de destitución contra el presidente Pedro Castillo a siete meses del inicio de su gestión”, dice un informe de Associated Press.

Y agrega: “Con 76 votos a favor, 41 en contra y una abstención, el Parlamento invitó el 28 de marzo a Castillo para defenderse de un pedido que busca destituirlo por ‘incapacidad moral permanente’ ”.

Un par de semanas de incertidumbre

¿Cómo será el procedimiento?

Se sabe que “Castillo puede asistir a la sesión o enviar un abogado”.  Después, si la oposición cuenta con 87 votos del Congreso unicameral de 130 legisladores podrá destituirlo. Sobre la situación que se vive, el abogado constitucionalista Omar Cairo dijo que Perú iba a enfrentar “dos semanas de incertidumbre”.

¿Cuáles son los fundamentos de esta convocatoria legislativa para remover a Castillo?

Entre las razones citadas se encuentran, “tres investigaciones por corrupción contra el mandatario, así como la acusación de una aspirante a colaboradora en un caso de lavado de activos quien señaló al presidente de integrar supuestamente un grupo criminal para recibir dinero a cambio de obras públicas”.

¿Cuáles son las expectativas para que el presidente sea removido de su cargo? ¿Cómo lo ve la población?

La imagen del presidente y del congreso de Perú

La realidad es que, “tanto Castillo como el Parlamento tienen elevada desaprobación en Perú”.

De acuerdo a datos aportados por el Instituto de Estudios Peruanos, el cual se publicó en febrero, en el diario La República, “el presidente suma 63% de impopularidad, mientras el Parlamento alcanza 82% de desaprobación”.

La historia reciente demuestra que, Perú ya vivió algo así. Fue público que, en 2020 y 2018, el Parlamento destituyó a los entonces mandatarios Martín Vizcarra y Pedro Pablo Kuczynski, quienes tenían menos apoyo parlamentario que el actual presidente. Castillo inició su gestión el 28 de julio de 2021.

Presunta corrupción

Según la oposición, el presidente está salpicado por la “presunta corrupción de su entorno e incurrió en ‘traición a la patria’”. Por esta acusación, “hoy el mandatario presentó un ‘habeas corpus’ “, informa Telam, agencia de noticias argentina.

A la vez que dice que, el mencionado recurso fue admitido por el equipo legal del mandatario, y en él se detalla que los congresistas de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales (SAC) del Parlamento habrían cometido una ‘presunta vulneración del derecho a la libertad individual’, al debido proceso y al principio de legalidad.

Del mismo modo, afirma que la señalada acusación “constituye un ataque a la presunción de inocencia y a la libertad de conciencia”.

Algunas voces de apoyo al presidente peruano

Este conflicto llamó la atención de la Celac, organismo que señaló el fin de semana pasado “su preocupación por la situación institucional que atraviesa Perú y enfatizó la necesidad de que se respeten el orden democrático y la voluntad popular expresada en favor del presidente Pedro Castillo”.

Alguien que también se expresó fue el presidente de México, Andrés López Obrador, también había denunciado en diciembre que en Perú había “una especie de preparación a un derrocamiento” lanzada por sectores conservadores.

Los hechos demuestran que la posible destitución de Castillo está latente desde su elección en junio, cuando sus rivales denunciaron “fraude” a pesar del aval a su victoria de observadores de la OEA y la Unión Europea.

Lo que se puede ver en Perú es lo que se aprecia en toda América latina, es decir una ambición de poder o de ostentar el poder muy marcada y desposeída de razón, cordura y valores relacionados con la democracia.

Se trata de ganar, sin importar cómo se obtiene la victoria. La falta de escrúpulos y el desconocimiento de lo que indican las leyes ha colocado a varias naciones de lo que hoy se conoce como América Latina en una situación de revolución permanente.