En Sociedad Aguas del Tucumán están comprometidos con el cuidado del planeta, a través de políticas ambientales vinculadas a sus servicios de agua potable y saneamiento.

«La empresa cumple un rol fundamental en la sociedad porque brinda servicios que son esenciales. Estos se cumplen bajo ciertas normas y tienen valores de referencia preestablecidos, tanto para el consumo como el vuelco en los cauces naturales», sostiene el licenciado Juan Carlos Lafuente, responsable de Medio Ambiente de SAT.

Parte de la estrategia consiste en trabajar de manera coordinada con otras reparticiones, con el objetivo de unificar criterios y evaluar pautas de acción a corto y mediano plazo. «Se está trabajando en forma mancomunada con organismos de control, como la secretaría de Estado de Medio Ambiente y el área de Fiscalización Ambiental. Esto permite que se aborden las problemáticas ambientales de una forma más global, alcanzando muy buenos resultados», agrega.

A nivel interno, uno de los principales objetivos es fortalecer el sistema de capacitación permanente para el personal sanitarista. En ese sentido, Lafuente destaca que «es una tarea conjunta entre la empresa y el gremio», que busca específicamente «que todos los trabajadores tengan los elementos necesarios para brindar servicios de forma efectiva».

Desde el plano comunicacional, el mensaje de concientización que sostenemos se aplica tanto a nivel interno como externo. Respecto al tema, el responsable de Medio Ambiente destaca que «todos debemos hacer un uso racional del agua» debido a que se trata de un recurso vital. «Tanto la potabilización como la depuración son procesos muy costosos y esenciales para la vida cotidiana. Por eso, el cuidado del agua y de las redes cloacales es clave y tiene que ver con los hábitos de todos para que el medio ambiente sea más saludable», concluye.

La política ambiental de la SAT se enmarca dentro de la agenda 2030 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que uno de los objetivos para el desarrollo sostenible es garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

Fuente: SAT