Será supervisado por la Secretaría de Medio Ambiente. Se instalarán sensores en diez localidades.

En estos días, técnicos de la Secretaría de Medio Ambiente y del Conicet llevaron a cabo la puesta a punto de 10 módulos sensores que se colocarán en distintas localidades para evaluar la calidad del aire.

Todo esto fue realizado dentro del marco de la iniciativa Breathe2Change, por la que la Secretaría de Estado de Medio Ambiente trabaja en conjunto con el CONICET en la creación de la primera Red de Monitoreo de Calidad de Aire de la provincia. Por ello, se efectuaron avances en la segunda etapa del proyecto.

En armonía con lo planificado, se llevó a cabo la puesta a punto de los primeros diez módulos sensores que serán instalados próximamente en las localidades de San Miguel de Tucumán, Tafí Viejo, Yerba Buena, Lules, La Banda del Río Salí, El Bracho y El Cevilar, El Chañar, Los Bulacio y Los Villagra, Colombres y Ranchillos.

Lo mencionado forma parte de la primera etapa en la instalación de los módulos en el primero de tres círculos concéntricos que se colocarán progresivamente, hasta completar el total de módulos en el territorio de Tucumán para concluir la red de monitoreo provincial.

El objetivo final es recopilar información para consolidar un espacio interinstitucional de investigación y acción, que brinde datos certeros para la toma de decisiones en búsqueda de una mejora ambiental.

En los últimos años se ha dado la importancia debida a la calidad del aire que respiramos y del agua que consumimos.  En armonía con esta tendencia mundial relacionada con el cuidado del medioambiente es que la provincia está evaluando la calidad del aire que respiramos los tucumanos.